09 May 2009

Selmana de les lletres ,,, y Milio Cueto ?

Lleo de la selmana de les lletres ... articulos equi y aculla .. de les glories pasaes y presentes de les lletres asturianes ,,, a la meta d'ellos ( mea culpa quiciabis ) directamente debo confesar nun tener the foggiest idea de quien puedan ser ,,, munchos menos tenelos lleio ,,, pero lo mas grave , veo con desmayu que en negun casu mencionen nunca el nome de Milio Cueto ,,, nun sabran quien ye ? nun conozo ( gracies a dios ) les movides , envidies o bilordios del mundin cultural asturianu , pero esta ausencia , nun se si intencional ... por supuesto ye bien rara ,,, decades depues ,,, enta nun se-y perdonara l'enfrentamientu cola academia , aquel miticu opusculu "dialogu de la llingua o los gochos llinguateros" ?

Milio R.Cueto , creador del macondo asturianu Perendi , nun ye solo un grande de les lletres asturianes , ye un grande y puntu , el nuestru Josep Pla (version proletaria y asturiana eso si ) ,,,


de la seccion aculla de la nueva espana ,,,


---------------------------------
Güesinos de santu
Xueves, 13 de payares
MILIO RODRÍGUEZ CUETO
Al llombu de Paquita, Casimiro murmurió un saludu inaudible, acobardáu. Ella, en cambiu, miraba de frente retadora. Nes manes aguantaba una caxa zapatos.
-Coime, ¿cómo vosotros per equí? -saludólos Tina, y apartóse pa invitalos a entrar.
Paquita conocía'l camín. Avanzó, pasillu alantre, hasta la sala: tresillu con tapetinos guardanuques a ganchillu, mesa chaparreta de falsu mármole con ceniceru de Talavera impolutu, revisteru de metacrilatu reventón de prensa rosa, maceta con planta artificial, aparador con figurines de porcelana, semeyes de neños comulgantes, botellines vestíes con perlé hasta'l cuellu, televisor de tubu catódicu y reproductor de vídeos VHS.
-¿Tenéis algún negociu na villa? -interesóse Tina.
-No -contestó Paquita, tiesa-. Venimos namás qu'a vete a ti.
Y, ensin esperar permisu, sentóse nel mediu'l sofá y posó la caxa enriba la mesa. El paisanu, más prudente, quedó de pies.
-Siéntate, Miro, ho... ¿Póngovos un cafetín?
-No, no... Ya tomé ún y...
Atayólu una voz, femenina y cascada, qu'empezó a cantar n'otru cuartu del pisu:
-Aserrín, aserrán,
maderinos de san Xuan...
Un silenciu sorprendíu precedió a la pregunta inevitable:
-¿Qué tal va to ma?
-¡Ba! -Tina xingó les espaldes y compunxo un xestu resignáu-. Tengo qu'andar con mil ojos con ella. A la mínima que me descuido, ármamela. Igual-y da por meter tolos zapatos de casa na nevera como por tirar al váter dos docenes de güevos.
-¿Y conoz?
-Tien ratos, pero cada vez menos. A mi confúndeme con una tía d'ella que morrió cuantísimaya.
Suspiraron les dos. Casimiro mordió'l llabiu superior y sescudió la cabeza, solidariamente pesarosu. La vieya del otru cuartu cambió'l tema.
-Bigarinos de la mar,
por aquí podéis pasar...
Tina suspiró otra vez. Garró un llargueru con güesinos de santu del aparador y posólu enriba la mesa, a disposición de la visita.
-Bueno, ¿y entós?
Paquita enderezóse, l'home gachó más la cabeza.
-Pues verás, voi dicite: resulta que queríemos facer reformes na casa...
-¡A! -Tina llevantó les palmes de les manes, desentendiéndose-: Eso ya ye cosa vuestra. Pasa d'un añu que vos la vendí, les obres que queráis facer son cargu vuestru...
-Eso ya lo sé, nun van perí los tiros -sonrió, torcío, Paquita-. L'asuntu ye otru...
Intrigada con aquel tonu de voz esmolecedor, Tina sentóse nel borde d'un sillón y esperó más esplicaciones.
-El casu ye -siguió Paquita- que queremos saca-y la piedra a la casa per dientro, y Miro, como ahora tien tiempu, púnxose a picar. Y, ¿daste cuenta de la paré del cuartu d'arriba que da pal camín del ríu?
-Sí.
-Pues resulta qu'embaxo la carga apaeció una furaca, y mira lo qu'había dientro.
Quitó-y la tapa a la caxa zapatos. Dende'l sillón, Tina nun acertaba a ver más que'l picu d'un envoltoriu de tela marillecío, vieyo.
-¿Suénate?
La pregunta arrecendía a trampa. Tina albidrólo y tuvo l'aquel de nun se comprometer:
-Nun sé...
-¿Cómo nun te va sonar? -enfadóse Paquita-. ¡Si ye d'una mantelería que yera de to güela! ¡Mira'l bordáu! ¡Si m'acuerdo yo de vévosla siendo neña!
-Pues nun sé qué te diga...
-¡Ye vuestra, recoimes! -Paquita tiró, escolforiada, de la pieza (dientru la caxa cartón sonó una tirada de dados) pa poné-yla a Tina delantre los güeyos.
-Pero bueno, vamos a ver -encrespóse Tina-: ¿qué coño de cuentu te traes tu col puñeteru felpeyu esti, que nun val nin pa trapos? ¡Tíralu, rediós, qué coño más dará de quién sea!
-¡Sí da más, porque lo que llevaba envuelto tien el mesmu propietariu!
-¿Y qué llevaba envuelto? -nun fue a aguantar la pregunta.
-¡Míralo, rediós! -gritó Paquita, azotando la tela pa enriba la mesa.
Tina pensólo lo mínimo, un por dicir, un nun querer quedar de fisgona; pero fue más fuerte la intriga. Enderezóse na butaca, llevantó'l cazu pa facilitar l'ángulu de visión y montó, enriba les narices, les gafes que-y colgaben d'una cadenina y del pescuezu.
Dientro la caxa había güesinos.
-¿Qué coño ye...? -empezó a dicir, y entós cayó na cuenta.
Encendióse-y la cara. Con movimientos patayos, azotaos, apuróse a poner la tapa.
-¡Sácame esto de casa! -gritó, persinándose.
-¡No, fía, no! ¡Esto ye vuestro y quedáisvos con ello!
-¡Yo nun me quedo con nada! ¡A saber d'ónde salió!
-¡D'ónde salió ya te lo conté: d'una furaca que fadría to güelu, que pa eso yera albañil!
-¡Mentira! ¡Mentirosa! ¡Desgraciada! ¡Bruxa! ¡Envidiosa!
-¿Envidiosa yo de quién?, ¿de vosotres? ¿De qué vos voi tener yo envidia? ¡En mio casa, polo menos, nun estropiábemos neños!
-¡A saber lo que nun fadríis! ¡Seguru qu'esi fue vuestru! -apuntó Tina pa la caxa-. ¡Sácamelu d'equí y entiérralu onde te dea la gana!
-Yera lo que yo-y dicía... -murmurió Miro.
La muyer engafentóse-y:
-¡Sí, home, mira tu qué llistu! ¡Y qu'acabe sabiéndose y qu'acabemos teniendo nosotros un problema a lo bobo! ¡D'eso nada! ¡Les qu'estropiaron el rapacín, que carguen con él!
Una canción infantil sonó-yos al llombu. Dieron la vuelta: una vieya, vestida con chándal, prendedores y cintes de colores en pelu, taba na puerta.
-Que llueva, que llueva,
la Virgen de la cueva...
Casimiro dio un pasu pa escontra d'ella, un pasu indecisu que nun fue a ninguna parte, como les palabres ensin forma que nun llegó a pronunciar. Paquita y Tina punxéronse de pies, callaes de golpe.
Cantusquiando, la vieya acercóse a la mesa. Garró'l cachu de tela y estudiólu con atención. Depués abriólu curioso enriba la mesa y planchólu coles manes. Volcó nél los güesinos de santu del llarguerín y xuntó les piques p'anudales. Y, ensin un xestu de dulda, metiólu pela boca del reproductor de vídeos VHS y calcó, calcó bien, hasta'l fondu, hasta que baxó la tapa.

http://mas.lne.es/aculla/index.php?seccion=noticia&id=12

2 comments:

El xanu'l caborniu said...

Les envidies, movides y bilordios son una parte fundamental de la mundu cultural asturianu. Xunto a los amiguismos, les pandillines, les subvenciones a cambiu de... y un llarguísimu etcétera. Lleva asina montáu cuantisimayá y ye la razón de que dalgunos-como ye'l mio casu-saliéremos corriendo pa integranos na bloguesfera onde, polo menos, tienes esa islla de llibertá que ye'l blogue, onde por suerte y hasta güei nun algamen les zancaníes d'ehí afuera.

MdB said...

Alégrame topar con xente que llee y s'alcuerda de Milio R. Cueto. Pa min ye ún de los grandes.

Locations of visitors to this page