15 January 2008

¡Y, encima, esti PP!- Xuan Xose Sanchez Vicente

Xuan Xose Sanchez Vicente ye una de les mentes contemporanees que meyor tien pensao "Asturies". Independientemente de lo que penseis de el ( y si teneis curiosida lo que yo pienso d'esti paisano comu intelectual o analista ye muy positivo ) coincidereis conmigo que ye muy interesante lleer a esti asturianista ... copio l'ariticulu de la web de union asturianista


http://www.asturianista.as/union/index.php/2008/01/11/y-encima-esti-pp/#more-231



Embióles don Júpiter una viga de lagar / la mayor qu’él pudo, cayó en ese lugar.

No sé si sabrán ustedes que el Gobierno navarro (constituido por los socios/franquicia del PP en esa comunidad) ha pactado los presupuestos del 2008 con el PSOE, y que el PP del Ayuntamiento zaragozano (en la oposición) ha pactado también los presupuestos para el año venidero con la mayoría socialista de Belloch. La conclusión es obvia: el que el PP no apoyase los presupuestos en Asturies o no hiciese, en todo caso, una firme apuesta por ello no era una imposición de Madrid ni, por tanto, una decisión inevitable; se debió sólo a su falta de voluntad, a la simplicidad de su política.
Se podrá argüir que es difícil alcanzar acuerdos si la otra fuerza no quiere; se podrá alegar que la intención del PSOE no fue nunca la de llegar a entendimiento; incluso, aducir la dificultad añadida del Presidente Areces, su especial raposería política. Pero es igual: aun en el supuesto de que la única intención del Gobierno socialista no fuera más que la de conseguir una prórroga presupuestaria, es evidente, que, como han constatado muchas personas y organizaciones sociales, el PP no ha puesto tampoco el menor interés por pactar, ni siquiera, por poner las cosas difíciles al PSOE. Porque, efectivamente, bien pudo haber acosado el PP al PSOE con una riestra de propuestas alternativas, con un calendario de presentación de las mismas en cada concejo, con una ronda con los agentes sociales y las instituciones, ofreciéndose ante los asturianos como un gobierno alternativo y un partido responsable, que pusiese al descubierto, en su caso, la escasa voluntad del PSOE.
No ha sido así. Se han limitado a solventar el trámite con el menor esfuerzo posible, a despachar la faena como una rutina burocrática. Y es que el Partido Popular es en Asturias una organización de escasa entidad y personalidad, cuyos dirigentes parecen limitarse a cumplir con los mínimos requeridos para justificar la nómina a fin de mes.
Párense ustedes medio minuto a pensar en una sola propuesta del PP que provenga del análisis de las circunstancias asturianas y que responda, por tanto, a las necesidades de los asturianos. ¿La encuentran? Si ustedes repasan con cuidado, hallarán que, una y otra vez, cantan los logros de Cascos y Aznar cuando gobernaban, que reiteran sin desmayo las propuestas del primero que aún no se han concluido o que se han preterido, que defienden a las víctimas del terrorismo y condenan la negociación con ETA -lo que no está nada mal-, que claman contra el desbarajuste del estatuto de Cataluña (pero callen como afogaos con respecto a otros como el de Baleares, el de Andalucía, el de Valencia, que el PP suscribe y que constituyen también una agresión hacia los asturianos y un casi igual desbarajuste). De todo ello, lo que está bien bien está. ¿Pero y Asturias? ¿Y los asturianos? ¿Úlos? Y ello por no decir nada de cuando se convierte en una fuerza ecologista y se opone a la presa de Caleao o tiene ataques antisistema y pide la declaración de BIC para defender una empresa, lo que obviamente no puede tener otro que un efecto deletéreo.
En ese vivir al margen de la realidad asturiana, en ese puro mimetismo o palafrenerismo de Madrid no es distinto el PP al PSOE: y es que ambas son organizaciones puramente vicarias, meras franquicias que regurgitan, con más o menos sonoridad, con más o menos decoro, la morcilla discursiva que sus casas centrales les embuten, como a pavos u ocas, gorgoberu abaxu; materia que constituye su único alimento y motor energético intelectual.
Ahora bien, ese vivir vicario, no supone un problema para muchos de nuestros conciudadanos, votantes acaso de esos partidos. También ellos, como las fuerzas centralistas, tienen la realidad asturiana como una entelequia, como una especie de ectoplasma vaporoso que no merece apenas atención. Lo que para los mismos es una realidad de primer grado, sólida, vigorosa, es la de Madrid. O, en otras palabras, lo que para ellos importa es derrotar a Zapatero o, en el caso contrario, a Rajoy. Lo demás, lo nuestro, es -cuando se percibe, que no siempre se percibe- caxigalina incapaz de suscitar ni adhesión emocional ni preocupación.
Pero, al margen de otras consideraciones, lo que esos ciudadanos no toman en cuenta es que una parte importante de su vida se decide aquí: aquí se recaudan sus impuestos, aquí se gestiona su enseñanza, su sanidad, sus dineros, las políticas de empleo, el urbanismo, el apoyo a los que menos tienen, las decisiones que organizarán nuestro futuro social y que nos pueden vertebrar o desvertebrar (más todavía) como un conjunto de ciudadanos que viven sobre un mismo territorio, como una comunidad. Incluso, nuestra igualdad, económica y política, con los demás españoles.
Esa visión vicaria, en una palabra, se niega a considerar como existente un altísimo porcentaje de su propia realidad personal, de sus intereses y de su entorno. Es ello lo que explica por qué no existe apenas opinión pública asturiana, por que aquí nunca pasa nada, ya tengan que emigrar nuestros jóvenes, ya nos toreen y se burlen de nosotros con las infraestructuras, por sólo poner dos ejemplos. Y, desde otra perspectiva, piensen ustedes en qué negocio es para quienes nos gobiernan el que los gobernados estimen que son otros -Madrid, Europa, unos ignotos administradores… -los que toman las decisiones y que, por tanto, nada sea exigible a los responsables. En esas condiciones, lo entenderán, ¿para qué iban a complicarse la vida estos rapacetos del PP?

4 comments:

Jesusito said...

Y ye que, en realidá, ¿queremos los asturianos autonomía pa dalgo? Somos provincia, y provincianos.
En cuantes al cómo caiga o non Xuan Xosé.. al césar lo que ye del cesar. Otra cosa ye'l fracasu políticu.

ayalgueru said...

Tienes razon Jesusito ,,, nin pais nin nacion ,,, asturies ye ,,, diputacion ,,,

Con que siga llegando la pasta pa les prexubilaciones , funcionarios y demas subsirvientes del poder ... artistes subvencionaos , becarios d'esto y de lo otro , cargos desiganos a deu y , muy importante , empresarios que viven de la pasta publica lo demas mayormente danos igual ...

Prestariame enforma ver a Sanchez Vicente al frente de un mediu de comunicacion o d'un "think tank" parezme que ye una cosa onde diba poder desendolcar un trabayu valiosisimu.

paul said...

Hm, maybe a think tank is what we need to fix Asturias, something to make people think (literally) and to stimulate people's ideas away from that horrid viscous cytoplasm of conformity and passivity. La verda ia que nun sei muitu d'esti paisanu, pero dexuro que aveiraronlu dafeitu n'Asturias por pensar de forma independiente, ya tamen por escribir n'asturianu, que pal establishment ia lo mesmu que disentir del sistema.

You preguntome dacuandu si el problema nun ia xeneral, nun solo de los politiquinos (Areces, Lastra, Fernandez). Frente a esi panorama, nun sei si pue bregar por nada. Como se diz 'stonewalling' n'asturianu?

Anonymous said...

Ties un blog interesante y simpaticu, que toi avezáu a lleer.

Pero ta faciendose un poco pesáu de cargar de la que llegues.

Quiciavis tenies que pensar ... n'amosar los X caberoas artículos qu'escribisti, y NON toos (que entamen a ser demasiaos).

saludos, y a siguir escribiendo "independiente y políticamente incorrectu:

Locations of visitors to this page